lunes, febrero 08, 2010

Acoso sexual I


Dijo que iba a quitarme la mugre, los piojos.
Dijo que tenía que ser por el día sirvienta
por la noche soltarme las trenzas
y no cerrar la puerta.

Dijo que me aguantara las náuseas,
que no llorara,
que a mí qué más me daba quitarme las bragas.

Dijo que estuviera callada,
que tragara saliva,
Que no temblara.

Por un plato de comida tuve que abrir
mil y una veces las piernas.

Para no morir de hambre.
Para no morir otra muerte.
Para no morir otra muerte temprana.

3 comentarios:

***PsIcOpAtA*** dijo...

Ouraleeees esta mega intenso tu poema, estuve layendo algunos y están geniales!!!! Me gusto muuuucho tu blog te sigo besiiitos!!!

El Éxodo dijo...

Cuántas muertes a diario es preciso sufrir a veces para sobrevivir, subvivir, malvivir, no morir del todo. Cuántas. Y qué injusto. Y qué triste.

Abrazos.

Anónimo dijo...

UN CONSEJO MUY IMPORTANTE PARA LAS VÍCTIMAS DE ACOSO

Me gustaría daros un consejo que no debéis olvidar. La persona que ha sufrido acoso, padece trastornos psicológicos cuya gravedad dependerá de la intensidad, del tiempo y de otras circunstancias. Podéis estar muy deprimidos, con sentimientos de vacío, desesperanza, pensar que no tiene solución y que os han "destrozado". Pero recordar lo siguiente: Aunque os encontréis "hundidos", no os han ganado.
Solo os habrán derrotado si consiguen cambiar vuestra forma de ser, vuestra forma de pensar y logran que penséis y actuéis como ellos. Por ello, te recomiendo que NO CAMBIES TU PERSONALIDAD Y HABRAS SALIDO VICTORIOSO. Un buen comienzo para "luchar y ganar" es informarte y asesorarte.
Josep P. psicólogo
acosolaboralcat@hotmail.es
AVALC http://www.avalc.es tf. 610902677- 662660486-637796016