domingo, febrero 07, 2010


Dice Silvia que los sueños son tan delicados que al menor descuido se rompen en mil pedazos.

Dice que con ellos hay que tener mucho cuidado; no agitarlos demasiado, no hablarles en voz alta, hay que dejarlos crecer a su ritmo y nunca, nunca, nunca empujarlos, ni obligarles a que apresuren su paso.

Dice Silvia tambièn que los sueños son mas sueños si atraviesan el tiempo a horcajadas del amor, si se mantienen sedientos en la noche sin prisa del abrazo y la caricia.

1 comentario:

El Éxodo dijo...

La vida es sueño, ya lo dijo aquél. O sin sueños la vida vale poco (aunque se nos rompan una y mil veces).

Un abrazo.