jueves, febrero 11, 2010

Acoso sexual III


En aquella casa
dejó de estar la niña que se peinaba las trenzas.
Dejamos de verla lavàndose los pies en una acequia.
Dejamos de oírla llamando hambrienta a las puertas.

La miseria callò el crimen,
lo cubriò de heridas
y se encogió de hombros
cuando la vio partir
a su destino triste
de triste puta entre sirvientas.

2 comentarios:

El Éxodo dijo...

La miseria, sin duda, es una de las mejoras bazas en manos de la impunidad. Quizá por ello, los que debieran y tienen el poder para erradicarla no hacen nada.

Un abrazo.

Avalc dijo...

UN CONSEJO MUY IMPORTANTE PARA LAS VÍCTIMAS DE ACOSO

Me gustaría daros un consejo que no debéis olvidar. La persona que ha sufrido acoso, padece trastornos psicológicos cuya gravedad dependerá de la intensidad, del tiempo y de otras circunstancias. Podéis estar muy deprimidos, con sentimientos de vacío, desesperanza, pensar que no tiene solución y que os han "destrozado". Pero recordar lo siguiente: Aunque os encontréis "hundidos", no os han ganado.
Solo os habrán derrotado si consiguen cambiar vuestra forma de ser, vuestra forma de pensar y logran que penséis y actuéis como ellos. Por ello, te recomiendo que NO CAMBIES TU PERSONALIDAD Y HABRAS SALIDO VICTORIOSO. Un buen comienzo para "luchar y ganar" es informarte y asesorarte.
Josep P. psicólogo
acosolaboralcat@hotmail.es
AVALC http://www.avalc.es tf. 610902677- 662660486-637796016
ASOCIACION DE VICTIMAS DE ACOSO LABORAL