jueves, octubre 25, 2007

Dice Silvia que el mundo se está consumiendo. Cada día que pasa sabemos de sus nuevos síntomas y nos vamos acostumbrando.
Dice que el ser humano se ha olvidado de sí mismo, se ha dado por vencido, por derrotado y cree que el amor es algo abstracto.
Dice Silvia que nos hemos convertido en mercaderes y aceptamos sumisos que todo tiene un precio. Todo.
Y dice que está anocheciendo, pronto nuestros corazones estarán expuestos en un bazar como objetos extraños e inservibles.
Si no eres brújula,
corazón,
¿de qué sirves?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta vez ejerceré el derecho a disentir de mi poeta favorita. Si existe en el universo algo concreto es el amor. Lejos de ser abstracto, es el pegamento secreto de todo cuanto existe, de todo lo que late, incluso del vacío.
Hay días en que una simple llamada, un paquete, una palabra, han sido han sido más reales que el suelo en que piso y que el oxígeno que consumo.
Puedo atestiguar con cada célula de mi cuerpo que por lo menos el amor que yo recibo no es una idea, no es una ilusión, no es un representación.
Sea lo que sea, sirva o no sirva, aquí está mi corazón, al lado del tuyo.

lanobil, dijo...

Cada vez hay menos corazones que no estén también en venta, todo es interés. Un saludo y espero que puedas visitarme.