viernes, enero 12, 2007

Dice Silvia que hoy estuvo con un amigo tomando café.
Dice que cuando ambos creyeron que todo estaba dicho, inesperadamente, nuevas palabras empezaron a caer sobre la mesa. Dice Silvia que estuvo hablando durante horas para explicarse, para entenderse, para conseguir que la quisieran tal cual era. Tal cual es.
Dice que su amigo guardó silencio y la miraba como si la estuviera viendo por dentro, dice que respiraba con calma pero las manos delataban el pavor de tener frente a él a una mujer que rasga, que llora, que tiembla.
Dice Silvia que por vez primera se atrevió a decir que el dolor a ella también le duele, se le clava, que a ella también le duelen las patadas.
Dice Silvia que por primera vez habló en voz alta.
Por primera vez habló en voz alta y por primera vez sintió que no estaba sola, que no estaba loca. Que no estaba afónica.
La desgana
echó raíces
en tu mirada.

4 comentarios:

Bohemia dijo...

siguiendo la invitación de Lety llegué a tu blog y me quedé maravillada con tus escritos. Volveré por tu rincón para saber lo que silvida dice.... Abrazos

Juan Sencillo Sencillo dijo...

Bohemia, ven a mi casa cuando quieras, no llames a la puerta,coge la llave y entra.Gracias por tus palabras¡¡¡.

Lety dijo...

Hola Juan dile a Silvia que no pierda ese amigo, que lo conserve, que lo guarde, no es poca cosa sentir que no hablas sola.

Joss dijo...

Mientras haya voz,
no habrá una última palabra.

DTB