viernes, enero 05, 2007

Dice Silvia que Hitler desayunaba anfetamina pura en grandes dosis.
Dice que ella ha conocido personas que mostraron irritabilidad igual que el Fürer, que tuvieron alucinaciones, delirios, fantasías, que fueron seres fracasados, impotentes, incapaces de mirarse a los ojos, dice Silvia que los tuvo cerca... con y sin bigote.
Dice que estos vulgares impostores fingen como nadie, que nunca ha visto llorar de verdad a un hombre perverso.
Dice Silvia que ni uno solo de esos que alumbran con facilidad el pánico, ni uno solo, dice , supo jamás qué era drogarse.
Héroes o mártires,
de la muerte, los elegidos
por las bestias.

1 comentario:

Lety dijo...

La fotografía que acompaña tus palabras me impacta, es imponente en cada texto.